Visión de mercados – 05 Marzo 2021

Tasas continúan al alza y mercados presentan movimientos mixtos

En EE.UU.se conocieron positivas cifras de actividad y empleo, mientras que en Chile el Imacec de enero fue menor que lo esperado.

Durante la semana se mantuvo la tendencia al alza en las tasas benchmark a nivel global, en línea con mejores perspectivas de recuperación económica y mayores presiones inflacionarias. El presidente de la FED, Jerome Powell, volvió a insistir en que la política monetaria continuará expansiva por un periodo prolongado debido a la debilidad del mercado laboral, y que la eventual alza en la inflación no sería un problema. Sin embargo, los bonos del tesoro a 10 años retomaron con fuerza la tendencia y ya se ubican en máximos de un año en torno a 1,57% al cierre de este informe.

En este contexto, los activos riesgosos en las principales plazas tuvieron un comportamiento mixto, luego de las importantes caídas en semanas previas. Las bolsas emergentes subieron 1%, mientras el global cae en igual magnitud. En EE.UU. los principales índices cierran la semana planos y la Zona Euro resalta con un avance de 2%. Por el contrario, la plaza china sigue mostrando retrocesos (-1%), empujada por datos débiles de actividad.

Los indicadores económicos conocidos en los últimos días reafirmaron las visiones positivas de los mercados globales. En EE.UU., tanto el Beige Book a nivel distrital como las cifras del mercado laboral arrojaron noticias positivas, destacando los menores subsidios de desempleo al cierre de febrero, un crecimiento de las órdenes de bienes industriales y durables en torno a 3% durante enero y la creación de empleo que superó las expectativas en febrero (379.000 vs 200.000 esperados). Por su parte, tanto el PMI como el ISM sorprendieron al alza en todos sus componentes, posicionándose de manera clara en terreno de optimismo.

En Europa, las cifras de inflación en línea con lo esperado y el menor desempleo (8,1% vs 8,3% esperado), compensaron, en parte, las negativas cifras del sector retail que se contrajo 6,4% a/a en enero. Por su parte, en China los indicadores de PMI estuvieron bajo las expectativas de mercado y se acercaron peligrosamente al umbral de pesimismo, poniendo freno a la escalada de los precios de commodities. Así, el cobre retrocedió durante la semana hasta ubicarse bajo los US$ 4 la libra, aunque al cierre de este informe revertía parte de esta caída, con lo que la contracción semanal alcanza 1%.

La OPEP y un grupo de otros productores, que incluye a Rusia, decidieron mantener sus recortes de producción petróleo, los que debían concluir a partir de abril. Ello volvió a impulsar el precio del crudo, que alcanzó su máximo valor desde abril del 2019, en torno a US$ 65 el barril.

Activos financieros locales exhiben resultados mixtos durante la semana

Las tasas benchmark del mercado de renta fija continuaron con la tendencia al alza, aunque a un menor ritmo, en un contexto de nuevos aumentos en las tasas internacionales. La evolución de las tasas locales reflejaría también la moderación en las expectativas respecto de la recuperación de la economía, luego de un Imacec que decepcionó a inicios de semana y una aceleración importante en los contagios. Las tasas swap a horizontes de mediano plazo continúan al alza, apuntando a un inicio del retiro del estímulo monetario durante este año.

La moderación del alza en las tasas y ajustes en los portafolios han favorecido al mercado bursátil local. El IPSA volvió a subir con fuerza en la semana (3,6%), siendo uno de los índices con aumentos más significativos entre las principales plazas bursátiles.

El tipo de cambio, por su parte, tuvo una importante corrección al alza, con una depreciación de 1,4% durante la semana –hoy se cotiza en niveles de $ 734 por dólar, el nivel más alto desde el 10 de febrero pasado. Esta trayectoria está en línea con la apreciación global del dólar (-1,1% índice DXY) y con la moderación de la tendencia al alza del precio del cobre (-0,5%).

Imacec de enero sorprendió a la baja, pero actividad continuó senda de recuperación

El primer Imacec del año estuvo por debajo de lo que se esperaba (-3,1% vs -2,5% Santander), pero en términos desestacionalizados mostró un avance importante respecto de diciembre (1,3% m/m) y ubicó el nivel de la actividad muy cerca de los niveles previos a la pandemia. Sectorialmente, las cifras dan cuenta de que los Servicios siguen muy rezagados (-6,3% a/a), siendo el principal elemento que explica el bajo dinamismo agregado. El componente “resto de bienes” –que incluye a la Construcción, Agro y Pesca – retrocedió de manera relevante respecto del mes previo y sigue muy por debajo de los niveles prepandemia (-3,4% a/a). El comercio, en cambio, mantuvo su alto dinamismo (+8,8% a/a) impulsado por el segundo retiro de fondos previsionales que le volvió a dar abundante liquidez a los hogares.

Para febrero, estimamos que la actividad habría tenido una moderada caída respecto del mes previo. El comercio podría resentirse conforme se disipa el impacto del segundo retiro de fondos de pensiones, y las condiciones sanitarias —que frenaron los avances en movilidad— incidirán en el desempeño de algunos servicios y en la construcción. Ello, sumando una alta base de comparación, nos lleva a estimar una contracción de la actividad de en torno a 2%.

Las últimas medidas de confinamiento anunciadas durante la semana, implicarán que más del 80% de la población nacional se encuentre bajo Fase 2 o en cuarentena. Por lo tanto, en marzo seguiríamos viendo una caída de la movilidad y, en consecuencia, un menor dinamismo de los servicios y la actividad. Sin embargo, el crecimiento del Imacec sería positivo dada la muy baja base de comparación.

Por otra parte, el INE informó que en enero las remuneraciones tuvieron un aumento nominal de 1,1% respecto de diciembre, en línea con sus patrones estacionales. La cifra implica una variación real anual de 1,1% (4,2% nominal), similar a los registros de los últimos meses. Si bien estos resultados indican que las remuneraciones por hora del sector formal no se han visto afectadas por la pandemia, sí existe un impacto en los ingresos totales de estos trabajadores. En efecto, la misma encuesta da cuenta de que las horas totales por trabajador han retrocedido 2,4% en los últimos doce meses, incididas por una caída de 21% en las horas extraordinarias.