Titulares Económicos Semanales – 18 al 25 de noviembre de 2019

TITULARES ECONÓMICOS SEMANALES

Del 18 al 25 de noviembre de 2019

La economía local se mantiene bajo presión

Mercado financiero local continúa con volatilidad. Durante la semana, el tipo de cambio y la bolsa volvieron a retroceder, mientras que las tasas de largo plazo cerraron relativamente estables, después de haber subido de manera importante.

Esto en un contexto donde las condiciones de liquidez en el mercado local también tendieron a estabilizarse.

Inversión para los próximos cinco años será impactada por el conflicto social, según el último informe de la Corporación de Bienes de Capital. Si bien hubo un incremento de los proyectos entre junio y septiembre, este desaparece al considerar el estallido social.

Señales positivas para la actividad en EE.UU. y mixtas para Europa. Los sectores manufacturero y de servicios en EE.UU. se aceleraron en noviembre más de lo esperado, según mostró la publicación de los PMI, reflejando la resiliencia que aún mantiene la economía americana.

Mercado financiero local se mantiene tensionado

Los precios de los activos locales siguieron dando cuenta de la mayor incertidumbre, tras el estallido social. El tipo de cambio se volvió a depreciar, revirtiendo parcialmente la recuperación que se observó a fines de la semana pasada tras el acuerdo político. Esta tendencia estuvo acompañada por un leve retroceso en el precio del cobre y por flujos forward de no residentes que continúan apostando a favor del peso, con un flujo vendedor de dólares de US$ 550 millones desde el 15 hasta 19 de noviembre.

El IPSA también revirtió parte de la recuperación del viernes pasado y disminuyó más de 2% en la semana, acumulando una caída de 8,5% desde que se inició el estallido social.

Las tasas de interés nominales de los bonos de Gobierno cerraron relativamente estables durante la semana, manteniéndose en niveles cercanos a los alcanzados tras el acuerdo político de la semana pasada. Por su parte, el premio por riesgo soberano, medido por el CDS a 5 años, continuó aumentando y se ubicó en 53pb al cierre de este informe. Sin embargo, desde una perspectiva de más largo plazo aún se mantiene en niveles bajos.

Las condiciones de liquidez en pesos y en dólares en el mercado local se tendieron a relajar durante la semana. Las tasas de los depósitos a plazo a 30 días disminuyeron; sin embargo, en plazos más largos subieron en promedio más de 10pb. Por su parte, el costo de financiamiento en dólares disminuyó y su ubica por debajo de los 200pb –límite superior que estableció implícitamente el Banco Central en su programa de compra de swap– en todos los plazos.

Respecto a las expectativas para la Tasa de Política Monetaria, las tasas swap volvieron a aumentar, aunque de forma más acotada, con lo que aún mantiene implícito un recorte de la TPM para el primer trimestre de 2020, aunque luego se revertiría. Estimamos que en su próxima Reunión de Política Monetaria en diciembre –que coincide con la publicación del IPoM donde se evaluará el efecto de la crisis social— el Banco Central mantendrá la TPM en 1,75%. Hacia delante, y en la medida que los mercados financieros se estabilicen, el instituto emisor podría querer ampliar el estímulo, con uno o dos recortes adicionales. Para ello será clave el análisis que realicen respecto del impacto inflacionario de mediano plazo de la depreciación cambiaria y de la menor actividad que posiblemente reconocerán para el próximo año.

Aparecen nuevos proyectos de inversión, pero algunos podrían sufrir retrasos Si bien hubo un incremento de los proyectos entre junio y septiembre, este desaparece al considerar el estallido social.

El catastro de los proyectos de inversión para los próximos cinco años de la Corporación de Bienes de Capital (CBC) pasó de US$ 63.000 millones en 2T19 a US$ 68.500 millones en 3T19, por la incorporación de nuevos proyectos al cierre estadístico, antes del estallido social. Un análisis de la CBC posterior al cierre apunta a que, dado su grado de avance, hasta un 7% de los proyectos podrían verse afectados. Una parte de este cálculo correspondería a iniciativas que potencialmente podrían ver modificados sus cronogramas de construcción dentro del quinquenio y otra que podría redefinir sus cronogramas más allá del quinquenio vigente 2019-2023. Los sectores con mayor impacto son obras públicas, inmobiliario e industrial.

Por el momento, este análisis preliminar no contempla aquellas iniciativas que se pudiesen ver afectadas por las consecuencias secundarias de la crisis, como la expectativa de un menor crecimiento futuro de la economía, cambio en la percepción de riesgo y/o restricciones de financiamiento.

Señales positivas para la actividad en EE.UU. y mixtas para Europa PMI positivos en EE.UU. marcan resiliencia de la economía.

La producción manufacturera de EE.UU. se aceleró en noviembre a su mayor nivel en siete meses y la actividad de servicios también repuntó más de lo esperado, según mostró la publicación de los PMI. El índice manufacturero aumentó a 52,2 en noviembre desde 51,3 en octubre, mientras que el de servicios subió a 51,6 desde 50,6 el mes pasado.

La economía de EE. UU. ha perdido dinamismo este año a consecuencia del menor impulso fiscal.

En el tercer trimestre, la actividad se expandió a una tasa anualizada de solo 1,9%, y algunos datos recientes sugerían que el proceso continuaba en el cuarto trimestre a medida que las empresas frenaban la inversión por la guerra comercial y la debilidad de la demanda exterior. Los resultados de los PMI son una señal positiva para la actividad al cierre del año.

En Europa, los PMI de noviembre muestran un descenso de los servicios que no es compensado por el componente de manufacturas, un empeoramiento que aparentemente se localiza en España y/o Italia. Estos datos aumentan la preocupación respecto a que la debilidad del sector manufacturero se esté filtrando a los servicios. En el lado positivo se aprecia que la contracción de la industria en Alemania podría haber tocado fondo en el 3T19. Adicionalmente, la desagregación del PIB alemán del 3T19 (0,1% trimestral) ha sorprendido positivamente, pues no solo evitó la recesión sino que podría haber sido aún mejor de no ser porque se produjo una caída en la inversión pública de carácter puntual. Además, se recuperaron las exportaciones.